Descubriendo el mundo de las start-ups en Berlín

11 Ago

Hace algunos meses, recibí una llamada de un remitente desconocido. Al parecer, había enviado mi currículum, al principio de mi estancia en Berlín, a una empresa a la cual prefiero mantener en el anonimato. Me ofrecían colaborar externamente como productora de vídeos de español como lengua extranjera para su plataforma eLearning. Aunque yo ya tenía trabajo y lo que me ofrecían no me daría de comer, nunca hay que desaprovechar oportunidades, así que allí me presenté. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que… ¡era una start-up!

Lo imaginé antes de entrar. La empresa está ubicada en un loft gigantesco en el barrio de Friedrichschain. Al abrir la puerta, nadie me estaba esperando, así que tuve que merodear un poco, y de paso, pude chafardear. Lo primero que encontré fue un office de limpieza dudosa y una zona de “relax” con un par de sofás. No, no tenían futbolín, pues había muerto. En su lugar había una foto del susodicho y un cartelito que ponía R.I.P. Había también un corcho con fotos de l@s trabajador@s, no en plan “empleado del mes”, sino fotos de vacaciones, de sol y playa, de pic-nics de empresa y eventos varios. Tod@s eran jóvenes. Por supuesto, los post-its de colores con notas originales tampoco podían faltar, así como un apartado con noticias y reportajes en diferentes medios sobre la empresa, sus creadores y Berlín como el Silicon Valley europeo.

Al pasar a la zona de trabajo, esperaba encontrarme con el mismísimo Zuckerberg, pero estaría reunido. Lo que descubrí fue un gran espacio con mucha gente trabajando, toda joven o muy joven. Hoy se habla mucho de las start-ups y de cuánto facturan con pocos medios, pero lo que no se dice es que, para poder expandirse, muchas viven de practicantes a los que pagan 400 euros al mes. También tienen grandes pizarras “vileda”donde hacen gráficos de la producción y las ganancias del mes y se automotivan para conseguir más. En visitas posteriores, más de una vez he tenido que pasar, literalmente, por el medio de una reunión, donde están todos (unas 30 personas) de pie en círculo en una gran sala. Hasta aquí he querido dar a entender que la política de recursos humanos es la de crear un buen ambiente de trabajo, pero me pregunto si la gente que siga (mucha no porque hay mucho tráfico de becarios) seguirá queriendo el mismo sueldo de mierda y hacer pic-nics y juegos de empresa en el parque con 50 años.

Hice la entrevista y desde hace un tiempo colaboro con ellos por 4 duros, pero el trabajo es divertido. Cada vez que voy a grabar un vídeo tengo sentimientos contradictorios. Por un lado, todo el mundo es guay (y simpático, de eso no me puedo quejar) y el trabajo es entretenido, entonces pienso: “me gustaría trabajar aquí”. Pero por otro lado, es un trabajo bastante sacrificado en una empresa en crecimiento, lo que se traduce en vender tu esfuerzo, y lo que es peor, tus ideas. Creo que la solución pasa por crear mi propia start-up, aunque para eso me queda mucho por aprender 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

food for thought and soul

Las pocas cosas que me pasan y las muchas que me pasan por la cabeza

yaqubahien

Que nul n´y entre s´il ne veut désapprendre!

Agustina Guerrero

Las pocas cosas que me pasan y las muchas que me pasan por la cabeza

Los apuntes del viajero

Blog de viajes por Europa y más allá

aprenentacadainstant

Just another WordPress.com site

architecture PROXIMITIES

An experience with Karen, Burmese and Thai from the Thai-Burma border

no disparen al mensajero

Conociendo América Latina a través de sus periodistas

Tiny Nice Things

Las pocas cosas que me pasan y las muchas que me pasan por la cabeza

Asociación cultural y gastronómica Manjaretti

Las pocas cosas que me pasan y las muchas que me pasan por la cabeza

Si te caes tres veces levantate cuatro

Las pocas cosas que me pasan y las muchas que me pasan por la cabeza

ube efe

art gràfic

Ulls de Peix

Otro sitio más de WordPress.com

Pachamama

Las pocas cosas que me pasan y las muchas que me pasan por la cabeza

A %d blogueros les gusta esto: